27 feb. 2012

Maldita tu indiferencia no, maldita tu IGNORANCIA estudiante sancarlista.

¿Quisiera saber donde estaba la Comisión Organizadora de la Huelga cuando se dieron esos problemas en el S10? Ahora que ya paso es facil decir que se tienen medios para prevenir e intervenir en esos asuntos; lo que realmente importa es la reacción cuando se están dando.

Esa actitud retrograda de defender la autonomía a toda costa, aun sobre la lógica, es la razón por la cual la USAC (y sus egresados) es vista y clasificada como "sujetos cuestionables". Frases como "maldita tu indiferencia sancarlista" y "la autonomía se gano con sangre" son tan anacronistas viniendo de parte del universitario actual de la USAC.

¿Saben quienes son los verdaderos sancarlistas? Gente como nosotros, gente que va, se parte el lomo estudiando, se gradúa y representa de forma digna al alma mater allá afuera; esas lacras que se valen de una capucha para hacer sus fechorías son escoria y nada mas; y a esas escorias son las que defienden con sus cánticos mímicos de "autonomia y sangre".

Espero, por el bien futuro de la USAC, que mas gente caiga en cuenta de ello.

19 feb. 2012

Existencialismo: su conexión con Dios y el amor.


He estado leyendo filosofía últimamente, pero el interés no es algo reciente; desde muchos años atrás este tema me ha fascinado en extremo.  De forma personal, yo me considero adherente a la corriente existencialista, aquella que reza por la persona como un ser subjetivo y que con base en eso debe manejar su existencia y encontrar el objetivo de la misma.  Otro tema que me cautivo de forma reciente fue durante un discusión ética, en donde mi catedrático propuso la idea de que este mundo se rige por conceptos y preceptos puramente objetivos y universales.

Siendo yo un arduo subjetivista/existencialista, halle esa propuesta nada congruente con mi visión del mundo (la misma visión que define mi existencia); debido a mis lecturas recientes entre en conflicto con ciertos detalles.  ¿cómo es posible, siendo alguien que se rehúsa a creer en un mundo regido por estructuras objetivas y universales, puede creer en Dios?  Acaso Dios es la manifestación final de un concepto universal, un concepto que va mas allá de las épocas, las personas y los hechos individuales.


Investigando acerca de estos temas, me tope con Søren Kierkegaard y su 'salto de fe'.  El explica que a través de esta acción, una acción que representa la renuncia de evidencia palpable.  Kierkegaard considera este salto de fe, o como el lo propuso un salto hacia la fe, un ente obligatorio para poder vivir en armonía con las enseñanzas cristianas, pues estas se hayan repletas de incongruencias y paradojas que no pueden ser obviadas de otra manera.

Por otro lado, el filosofo danes también argumento que este mismo salto de fe sirve como una herramienta para circundar otras tantas situaciones llenas de caminos ofuscados o paradójicos, tal como el amor.

Es allí donde cobra sentido el título de esta entrada, y sobre el cual me atrevo a hacer una conexión un tanto débil pero que posee cierto significado:  Si a través de este salto de fe, a través de esta herramienta y este camino, se llega la aceptación de Dios y a la comprensión del amor, acaso podemos inferir, con cierta audacia, que Dios ES amor, o de alguna manera uno y otro poseen características similares y compartidas.

Espero no caer en algún tipo de falacia con este argumento, aunque mi poca experiencia, es casi seguro que ese sea el caso.

5 feb. 2012

Dos caminos




Dos caminos; el uno urbano y común, humano durante todo su trayecto hasta ser coronado por un monumento de armonía entre la naturaleza y el hombre.  El otro, un crudo intento en combinar y mezclar lo humano y lo natural, pero que no deja de sentirse forzado; al final, si se desea, se corona por la naturaleza haciendo guardia sobre la muerte.





El andar del primero esta rodeado por constructos meramente humanos: casas, vehículos; asfalto y pared; negocios y trabajo.  Como ápice del trayecto, se encuentra un campo hecho por el hombre, pero con la sensación de ser una labor conjunta: a pesar de las actividades humanas que la rodean, el lugar no pierde ese aire verde y natural tan característico, aquel ambiente que invita a la persona a integrarse y ser uno con la naturaleza o con su mismo ser.

En directo contraste se encuentra el segundo, un camino adornado por arboles durante kilómetros; pero kilómetros donde no se puede evitar sentir que se aprisiona a la naturaleza, se le limita a un trecho donde se fuerza a la misma a vivir y a crecer.  No me malentiendan, los arboles son frondosos, altos y de una enorme majestuosidad, pero todo parece tan fingido.

En este camino, si se desea observar, si se molesta en observar, se nota una lucha constante: la naturaleza que se encuentra copa  a fachada, raíz a cimiento, frente a frente con el decaimiento urbano, aquel fabricado y destruido por el hombre mismo.

En ambos caminos no puede dejarse de pensar que, al final y al cabo, es una muestra de una naturaleza mecanizada, fabricada por el hombre con algún propósito determinado; la diferencia entonces, radica, en la conclusión y resultado de una y la otra: la primera un camino terrenal que nos lleva hacia el edén del hombre, la otra fuerza a la naturaleza hacia nuestra voluntad, culminándolo, si se decide tomar ese camino sobre una de tantas intersecciones, en arboles y ambientes verdes como vigías del descanso humano final.


Ambientado por: Bohren & der Club of Gore - [Black Earth (2002)]

1 feb. 2012

En las calles de mi memoria vivirá por siempre.


Pocos lo saben —hasta ahora— pero mi afición por la lectura se remonta a mis años pequeños, gracias a que mis señores padres decidieron dejar a mi alcance enciclopedias graficas; atraído por las imagines llamativas, me esforcé en entender y comprender esos garabatos tipográficos alrededor.  Conforme el tiempo y ayuda de mis hermanos pude realizar mi meta.

Durante mi educación la lectura ya no era solamente un placer, sino que se convirtió en una obligación; como bien habrán escuchado ustedes “a la fuerza, ni el agua es buena” y acaso debido a esas mismas imposiciones mis deseos por leer se fueron en una picada vertiginosa.  Para cuando llegue a los grados de básico, mi hastío por la lectura forzada era tal, que todo deseo o intención de leer por pura recreación había desaparecido casi por completo.

Ese casi se lo debo a alguien, alguien que el día de hoy dejo nuestra compañía terrenal quizá para entretener a otros tantos con sus historias y cuentos: por Ud. Héctor Gaitán, por Ud. gran señor de las palabras, pero por sobretodo gran maestro de nuestras imaginaciones, de nuestros miedos y nuestras creencias; por Ud. fue que nunca deje por un lado del todo a la lectura, porque a pesar de que mis maestros consideraron que forzarme a leer varios libros al año, inclusive aquellos que no posaban interés alguno por mi persona, era una buena manera de fomentar el tan olvidado habito; a pesar que en esos años detestaba la lectura, recuerdo que muchas veces en mis tiempos de ocio o durante los ratos de lectura libre, sus libros de “La calle donde tu vives” eran los únicos que traían reminiscencias de esos tiempos en donde la lectura era, para mi, una forma mas de vivir y soñar todo aquello fuera de mi alcance.

"Como me lo contaron te lo cuento…" y tal cual yo se lo creí, gran señor; porque ante mis ojos, sin duda alguna y porque todo cabe dentro de lo posible, una parte de lo quien soy se lo debo a su labor.

Descanse usted en paz.



Escuché mientras escribía: Ulver - [Perdition City: Music to an Inferior Film (2000)] - Lost in Moments