28 ago. 2011

Cómo me ve el mundo.

Hoy, mientras caminaba, encontre una historia similar a la mía:

Y el sigue allí, nada mas...

He encontrado a este perro en el camino que tomo para regresar a mi casa; lo encuentro echado, descansando, tranquilo; en su propio mundo, con sus propios asuntos; siendo quien es sin molestar a nadie; pero, a pesar de todo, la gente lo mira con recelo, con miedo, con temor; la gente se aleja de él.  Pasan a su lado, con una mirada de desconfianza, cambian de acera, lo rodean y, de una u otra forma, buscan mantener su distancia... me recuerda a mi.

Independientemente de lo que puedan creer, no es precisamente entretenido que la gente, cuando te ve caminar por la calle, se atemorice, te mire extraño y se haga un lado.  De cierta manera, se alcanza un estado de empoderamiento, sin mencionar que puede ser graciosa las distintas reacciones que la gente tiene frente a algo que desconoce y, por ende, algo que teme... pero digreso.

El punto es que todas esas reacciones tiene su origen en la paranoia y psicosis, en todo aquello que la sociedad se ha convertido al ser un rehén de la situación actual, del crimen.  Pero para que mentirles, en mi caso personal, me hace sentir como un perfecto monstruo; no importa como me vista o como actúe, esa reacción es constante.  

Al menos puedo decir que ya me acostumbre a eso.


Escuché mientras escribía: Esoteric - [The Maniacal Vale (2008)] - Silence