4 may. 2014

The depths of the abyss -part I-

La caída ha sido más larga, y el abismo mucho más profundo de lo que en su momento contemplé capaz.  Han sido cuánto, ¿un par de meses ya?  Parece no haber una razón clara del por qué estoy así —que posiblemente aumenta más la frustración de la situación—, solo sé que el asunto a veces parece mejorar, a veces parece iluminarse pero igual termina —o me termino— hundiendo cada vez más.

Siempre he sido partidario de experimentar tanto los altos como los bajos de las emociones humanas, pero si me parece de particular notoriedad como este bajo particular parece ser más largo y profundo, mucho más que cualquier otro que haya experimentado antes.  Lo que me asusta quizá un poco es que tengo una extraña sensación de que me estoy haciendo renuente a salir de él.

Pues nada, escribo esto como una forma de documentar el asunto, pues por una parte me está volviendo loco y paranoico todo esto, caer en tal grado de negatividad interna; interna en la medida en la que, creo, nadie ha notado que me hallo en tal precariedad salvo por algunos pocos vislumbramientos que a la larga trato de mantener al mínimo.

Pues nada, ahí está.  La primera parte, el prologo acaso, de esta historia.  Quizá me anime a profundizar más con todo este asunto, pero aún no lo sé.