30 abr. 2014

El verdadero sujeto del miedo

Espantos fantasmas, cadáveres vivientes, espectros infernales, demonios... La encarnación de la muerte misma. Estos son los típicos sujetos a los cuales se teme, se huye; frente a los cuales se tiembla.

¡No! Digo una y otra vez no. El verdadero miedo debe ser a la humanidad misma, al verdadero ente capaz de maldad pura, sin sentido y con claro propósito.

¿Temerle a los espectros o a las sombras? ¿A la oscuridad? No, a ellos no: los muertos muertos están para siempre.