8 ene. 2016

Diario de un (ex) adicto (11 de X)

Porque al final ese consuelo de que fumando es como una muerte lenta que yo mismo me administro es como realmente escapo de la realidad que me rodea.

Al final uno no puede evitar sentirse solo, porque uno realmente esta solo sin importar que o quien te rodee.

¿Qué otro escape puedo tener si solo este conozco? Yo estoy ya convencido, tan convencido como que estoy respirando y estoy escribiendo -derramando mi corazón acá- que esto del cigarro no es realmente un vicio como toda regla, no: al final es un escape para no afrontar con dignidad y valentía lo que me sucede.

Y lo acepto porque no se me ocurre nada mas que hacer, nada mas que escribir y sacar aquello que no se puede purgar de otra manera.

Al final se afronta, o afronto acaso, la idea de la eterna soledad hundiéndome en lo que siempre me acompañó desde que tengo 18 años.

10 años después sigue siendo mi realidad, realidad que golpea tan fuerte como la primera vez y que lo hará como la última hasta que no de mas. No de mas la realidad o no de mas yo.

Fin.

Categories: , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario